18 oct. 2012

EL PAISAJE EN LA RUTA DEL PERNALES. VILLAVERDE DE GUADALIMAR, 2012



La fotografía es, antes que nada,
  una manera de mirar,
  No es la mirada misma.  (Susan Sontang)


Camino al Cambrón desde el Sequeral...El horizonte que divisábamos era sencillamente hermoso...



Emoción contenida ante lo que nos rodeaba...En la lejanía podíamos observar el macizo del Calar y las cumbres jienenses...


Pronto tuvimos a la vista la pared vertical del Cambrón...



De cerca aún impresiona más.....



Iniciando la subida hacia la cima....

La cima del Cambrón es aplanada y delimita las provincias de Albacete y Jaén...

La escasa vegetación de la cima se compone de pinos salgareños achaparrados...



En la cima se respira soledad y grandeza...Es la naturaleza en estado puro...



Reunidos en un merecido descanso...




La belleza existe en cualquier lugar, por solitario que parezca, solo hay que fijarse... (La flor que crece en la adversidad es la más hermosa de todas)



Mirando hacia la provincia de Jaén en dirección a Siles y Onsares. Un regalo para la vista...


Cualquier descripción no le haría justicia...Hay que estar allí para entenderlo...



Ante un sol implacable las nubes proyectan su sombra...



Y recorren  el solitario paisaje...



Panorámica. Nuestra retina no podía contener tanta grandeza...



Cercanía y lejanía de las cumbres...así todo el camino....



Dejamos atrás el Cambrón, impresionante y majestuoso...



Al atardecer se hizo realidad mi deseo de subir a los Picarazos, y no lo  hice solo, afortunadamente......



Los Picarazos, también llamados los frailes debido a sus formas características...



Desde este lugar se aprecia la grandeza de la naturaleza...




El sol inicia su descenso tiñendo de rojo el horizonte...



Aún queda luz para regalarnos la vista...


Más arriba de los Picarazos en dirección a la Sarga, disfrutamos de un espectáculo grandioso....



La naturaleza se empeño en regalarnos uno de sus momentos "mágicos"..,.



Una sublime puesta de sol. Sin palabras para no romper el silencio, disfrutamos este momento en toda su magnitud...




Un momento para recordar siempre...




Subimos y bajamos por el Collado del Masegar...




Cogimos la senda que nos llevaría camino de Riópar viejo...



Cortijo abandonado de la Acebeda en el camino hacia Riópar viejo...



Al fondo del valle se divisa la peña sobre la que se asienta Riópar viejo...



Sobre la peña destaca altiva la torre de la pequeña iglesia de Riópar viejo...



1 comentario:

  1. Sencillamente Impresionante.
    Eso sí para la próxima vez podrías avisar, que seguro que nos apuntamos. Ana A P

    ResponderEliminar